Cuándo darse de alta como autónomo en España

Carlos Escolar García
Carlos Escolar García

Mantener una situación regular ante las autoridades fiscales es necesario a la hora de emprender con un negocio personal. Por esto te explicaremos cuándo debes darte de alta como autónomo en España.

Es probable que en algún momento hayas soñado con abrir un negocio propio o emprender en un proyecto personal. Sin embargo, son muchos los trámites que hay que hacer en España para poder llevar adelante un emprendimiento.

Uno de ellos es, por supuesto, es darse de alta como autónomo.

Cuándo darse de alta como autónomo en España

La inscripción como autónomo en España es un requisito legal establecido en la normativa vigente que debe darse en el momento de iniciar una actividad legal.

En este sentido, y para ser más claros, la Ley General de la Seguridad Social establece que cualquier persona que realice de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo debe darse de alta como autónomo.

Al inscribirse, te aseguras de cumplir con las obligaciones legales y evitar posibles sanciones o problemas legales en el futuro

¿Cuándo hay que hacerse autónomo?

Según Hacienda, el registro en la Agencia Tributaria es obligatorio siempre que se ejerza una actividad económica. Ojo, esto no quiere decir que sea en el momento en el que empieces a emitir facturas sino en el momento que abras tu negocio, independientemente de si tiene ingresos económicos o no.

Esto implica que, sin importar el tipo de actividad o los ingresos generados, debes registrarte en Hacienda si tienes una actividad económica.

Así pues, la Seguridad Social considera autónomo a aquel que realiza cualquier actividad económica con título lucrativo y de manera habitual.

En España, existe la obligación de darse de alta en un plazo máximo de 30 días desde el inicio de la actividad.

¿Existe un límite de ingresos para darse de alta como autónomo?

La Seguridad Social no ha establecido un límite específico de ingresos para darse de alta como autónomo. Sin embargo, basándose en las sentencias emitidas por los tribunales, se considera que superar el umbral del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el año natural es un indicador de habitualidad.

En otras palabras, generalmente se entiende que el ingreso mínimo para registrarse como autónomo en la Seguridad Social puede ser equivalente al SMI.

¿Existe alguna excepción a la obligación de alta y cotización en el régimen especial de trabajadores autónomos?

Vamos a ser claros porque el tema es delicado: No existen ninguna excepción.

Lo que sí existe es una jurisprudencia establecida en el año 2007 y mediante la cual el Tribunal Supremo dictó una sentencia que establecía que no era obligatorio darse de alta en autónomos si los ingresos de la persona eran inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Cuándo darse de alta de autónomo

De nuevo, mucho cuidado con este tema, ya que si no te das de alta bajo esta condición corres el riesgo de que te multen y después en juicio puedes ganar o no la razón. Pero es una práctica peligrosa y que desaconsejamos.

Así mismo, también te informamos que en estos años también se han dados bastante casos de autónomos que han recurrido la multa en base a esta jurisprudencia, obteniendo la razón por parte de los jueces.

De igual forma, también hay quien afirma que no es necesario darse de alta como autónomo si actividad no es recurrente en el tiempo, es decir, se realiza de forma esporádica en lugar de periódica.

Algo que también queremos desmentir.

Si quieres dormir tranquilo y sabiendo que haces lo correcto de acuerdo a la ley ten en mente que en el momento que inicias una actividad económica debes darte de alta como autónomo, independientemente de la facturación que realices a través de dicha actividad.

Multa por no estar dado de alta como autónomo

Se considera una infracción grave, si decides desarrollar una actividad económica sin registrarte como autónomo y te descubren en una inspección.

Además, la Seguridad Social procederá a registrarte como nuevo autónomo de oficio en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y te exigirá el pago, en forma retroactiva, de todas las cotizaciones desde la fecha efectiva de alta. Además de esto, deberás pagar un recargo del 20% por el hecho de realizar el pago fuera de plazo, junto con los intereses relacionados con la deuda acumulada anteriormente.

Además, te informamos que la fecha de alta tiene una carácter retroactivo, la cual será determinada por la Seguridad Social en función de su estimación sobre el tiempo en el que has estado ejerciendo tu actividad.

Además, perderás cualquier derecho a bonificaciones o subvenciones dirigidas a nuevos autónomos. Si estás recibiendo algún tipo de subsidio o prestación por desempleo, es probable que te exijan el reembolso de las cantidades que hayas recibido indebidamente.

En otras palabras, como no cumplías los requisitos para recibir dichas prestaciones, deberás devolver el dinero y podrías estar cometiendo un delito de fraude contra la Seguridad Social.

¿Cuánto se paga de autónomo sin actividad?

Es importante entender que un autónomo, según la normativa de la Seguridad Social, es toda persona que ejerce una actividad económica de forma habitual y directa. Por ende, una persona sin actividad no deberá darse de alta como autónomo.

Sin embargo, en muchos casos, muchos autónomos dependiendo de las temporadas pueden tener meses de poca o nula actividad para algunos negocios. Es justo en estos casos que surge la gran duda sobre cuánto se paga de autónomos sin actividad.

Únicamente en casos de inactividad temporal, se puede presentar una declaración vacía, indicando la opción “sin actividad”. Durante este período, es importante que controles las compras en el negocio, ya que Hacienda podría solicitar que justifiques los ingresos de esas compras en particular.

Cuando hacerse autónomo para mantener su situación a regla

La importancia de darse de alta como autónomo en España radica en el cumplimiento de las obligaciones fiscales y legales, así como a la protección social y jurídica que brinda a los trabajadores por cuenta propia. Al registrarse como autónomo, se adquieren una serie de derechos y beneficios, pero también se asumen responsabilidades y deberes.

En primer lugar, darse de alta como autónomo garantiza el cumplimiento de las obligaciones fiscales. Esto implica el pago de impuestos correspondientes, como el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). También la presentación de declaraciones trimestrales y anuales. Al estar registrado, se evitan problemas con Hacienda y se contribuye al sostenimiento de los servicios públicos.

Así mismo, el alta de autónomo proporciona acceso a la Seguridad Social. Esto implica la cotización y el acceso a la cobertura de la Seguridad Social, como la atención médica, las prestaciones por enfermedad o accidente, la pensión de jubilación y otros beneficios sociales. También se tienen derechos laborales, como la protección frente al despido injustificado y la posibilidad de solicitar prestaciones por desempleo en determinados casos.

Otro aspecto relevante es que al estar registrado como autónomo, se genera confianza y credibilidad ante clientes, proveedores y entidades financieras. Esto facilita la realización de transacciones comerciales, el acceso a créditos y la participación en licitaciones y contratos públicos.

Notas finales

En resumen, darse de alta como autónomo en España es esencial para operar legalmente, cumplir con las obligaciones fiscales y acceder a la protección social. Además, brinda confianza y facilita el desarrollo de la actividad económica.

Si bien implica responsabilidades y costos, el registro como autónomo ofrece una base sólida para el crecimiento profesional y empresarial, garantizando tanto la seguridad jurídica como los derechos y beneficios para los trabajadores por cuenta propia.

Autor

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *